Lo que su antojo por ciertos alimentos puede decir sobre su salud

Lo que su antojo por ciertos alimentos puede decir sobre su salud.

Hay 2 tipos principales de antojos para ciertos alimentos: selectivos y no selectivos. El no selectivo (comida en general) simplemente puede significar que tienes sed o hambre. Pero la voluntad selectiva (para un producto específico) es un mecanismo psicológico y químico complejo que su cuerpo puede usar para enviarle mensajes.

Lo que su antojo por ciertos alimentos puede decir sobre su salud.

Hoy hemos compilado una lista de deseos selectivos y mostramos lo que cada uno de ellos puede indicar. Además, al final de la publicación, mostramos por qué rara vez sentimos el deseo de comer alimentos saludables.

Si tienes ganas de comer chocolate.

El deseo de comer chocolate a menudo está relacionado con la falta de magnesio, que a su vez puede provocar ansiedad y depresión. Este estudio proporcionó evidencia de que comer entre 100 gramos y 400 gramos de chocolate negro al día puede ser una forma natural de curar la depresión, lo que también puede explicar su antojo por este alimento. Desafortunadamente, las barras de chocolate ordinarias, disponibles en supermercados y otras tiendas, no contienen chocolate negro o contienen dosis de azúcar

En vez de eso: coma almendras o, si lo desea, quédese con barras que contengan más del 70% de cacao. Pero si se encuentra con depresión, haga una cita con su médico.

Si te gustan las rosquillas, dulces y golosinas.

Existe un vínculo claro entre la obesidad y la falta de sueño, no solo porque no dormir dificulta la pérdida de peso, sino también porque su cuerpo ansía el azúcar cuando está cansado, como muestra este estudio. Dado que la mayoría de los productos azucarados disponibles están llenos de azúcar refinada, este hábito puede tener serias implicaciones para la salud.

Lo que su antojo por ciertos alimentos puede decir sobre su salud

En vez de eso: reemplace los dulces, donas y otras delicias con frutas, como cerezas, duraznos o sandías. Las frutas secas, como las pasas, también pueden satisfacerte.

Si tienes ganas de comer queso. Lo que su antojo por ciertos alimentos puede decir sobre su salud.

Dado que el queso es una bomba de dopamina, es difícil saber la diferencia entre el deseo y una simple adicción. Por otro lado, si realmente tiene una dieta baja en grasas y tiene ganas de comer queso, podría ser un signo de deficiencia de vitamina A o D, que son muy comunes en los productos lácteos.

En vez de eso: trate de comer levadura nutricional, que contiene estas vitaminas, pero no toda la grasa del queso. Si quiere comer queso, evite el llamado “queso de plástico” que se encuentra en la mayoría de las pizzas comerciales de cadena y pruebe las bajas en grasa, como las minas frescas y el queso feta.

Si tienes ganas de comer patatas fritas.

Este deseo muy común puede significar la falta de carbohidratos y grasas saludables, especialmente omega 3. Las papas fritas también son una fuente de sodio, ya que generalmente están hechas con demasiada sal. Y la deficiencia de sodio puede ser causada por la sudoración excesiva.

En vez de eso: reemplace el aceite de colza no saludable utilizado para freír papas comerciales con aceite de oliva. Consume dosis más altas de salmón, nueces y aguacate. Pero, si cree que tiene deficiencia de sodio, comuníquese con su médico.

Siente ganas de beber refrescos. Lo que su antojo por ciertos alimentos puede decir sobre su salud.

Los refrescos populares contienen una enorme cantidad de cafeína, lo que puede explicar su deseo de este tipo de bebidas. Dado que los refrescos generalmente contienen la cantidad justa de cafeína para despertarlo sin que sienta que reacciona de forma exagerada, este hecho generalmente pasa desapercibido y termina siendo adicto. La necesidad de beber Coca-Cola también puede significar que sus huesos están perdiendo calcio y magnesio. Desafortunadamente, Coca-Cola retiene estas dos sustancias, creando un círculo vicioso.

En vez de eso: Evite consumir altas dosis de cafeína. Los refrescos también contienen una gran cantidad de azúcar, que a la larga puede causar diabetes. Si está cansado, intente comer chocolate negro o beber té negro en cantidades moderadas.

Si te apetece hielo.

Según este estudio, un deseo compulsivo de consumir hielo puede significar que su cuerpo tiene una deficiencia severa de hierro. Masticar hielo puede provocar un pequeño estímulo mental, como el café, que cura la fatiga causada por la falta de hierro. Por supuesto, al principio no hay riesgo (a excepción de sus dientes) al masticar el cubito de hielo que ocasionalmente sobra de su refresco o jugo.

En vez de eso: Consulte a su médico. Si cree que sufre de deficiencia de hierro, intente comer más frijoles y espinacas.

Bono: ¿Por qué no tenemos ganas de comer frutas y verduras?

Los deseos puntuales, a diferencia del hambre normal, están profundamente relacionados con el estado psicológico de la persona. Aunque en ambos casos se liberan dopamina y hormonas, los antojos están relacionados con la necesidad repetitiva de sentir placer. Por ejemplo, el chocolate derretido en la boca o un caramelo muy azucarado pueden desencadenar la liberación de dopamina en el cerebro, lo que le proporciona un placer inmediato. Este impulso para consumir azúcar proviene de nuestros antepasados, que vivían en condiciones mucho más restrictivas desde el punto de vista del suministro de calorías. Entonces, como una especie de mecanismo de defensa, nuestro cerebro ha desarrollado una sensación de placer extremo al consumir alimentos ricos en calorías. Era una forma de inundar nuestros cuerpos con calorías en un escenario donde nuestros antepasados ​​de la cueva no tenían forma de saber cuándo tendrían acceso a la próxima comida.

¿Qué tipo de comida te apetece comer? ¿Con qué reemplazas los bocadillos poco saludables? ¡Háganos saber en los comentarios y comparta sus consejos con otros seguidores!

Leave a Reply

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar