Cirrosis hepática: causas y síntomas

Cirrosis hepática: causas y síntomas. En medicina, el término cirrosis significa endurecimiento, esclerosis y se refiere a una condición irreversible del hígado. Por lo tanto diremos que la cirrosis hepática es una enfermedad degenerativa del hígado. De la glándula de secreción endocrina y exocrina más grande presente en el cuerpo humano.

La Cirrosis hepática: causas y síntomas

La superficie de un hígado cirrótico, está formada por interconexiones cicatriciales que, con el tiempo reemplazan las células evitando su regeneración.

Cirrosis hepática causas y síntomas

 

En la etapa avanzada de la enfermedad, la cirrosis hepática bloquea

  • El paso de la sangre.
  • Su purificación.
  • La formación de una reserva de vitaminas y azúcares.
  • La secreción de bilis.

La cirrosis hepática es una patología irreversible, parece que de momento  no  es posible curar, sino sólo mantener bajo control, como resultado, esto se consigue con una terapia farmacológica adecuada, una dieta adecuada, y en algunos casos, con el trasplante de hígado.

Causas de la cirrosis hepática

La cirrosis hepática comienza a formarse después de un daño repetido en el hígado que el órgano intenta remediar mediante la regeneración.

Cuando la acumulación de cicatrices excede las células sanas, la enfermedad compromete el hígado.

El proceso de curación es lento y puede durar años antes de manifestarse como una enfermedad debido a diversas afecciones.

Factores de riesgo reversibles.:

Factores hereditarios:

  • Acumulación de hierro en el hígado (hemocromatosis).
  • Acumulación de cobre en el hígado (enfermedad de Wilson).
  • Deficiencia congénita de α1-antitripsina.
  • Enfermedades de almacenamiento de glucógeno.
  • Hepatitis autoinmune.
  • Fibrosis quística
  • Transmisión madre-hijo de hepatitis C.

Causas frecuentes:

  • Hepatitis C, B y D.
  • Abuso de alcohol
  • Esteatohepatitis no alcohólica, una forma grave de hígado graso.

 Síntomas de la cirrosis hepática

En las primeras etapas, la enfermedad hepática es asintomática y por lo tanto progresa sin molestias, hasta que se manifiesta en toda su gravedad. Esto puede suceder incluso después de 10-20 años.

los síntomas de cirrosis hepática incluyen, en primer lugar,  fatiga, falta de apetito, náuseas, picazón, pérdida de peso, además de los síntomas indicados, se encuentran los siguientes:

  • Edema extendido a piernas y abdomen.
  • Desarrollo varicoso.
  • Insuficiencia renal
  • Bazo agrandado.
  • Cáncer de hígado

Finalmente,para observar la etapa que se atraviesa los profesionales recurren a tres pruebas:

  • Biopsia de hígado,  para analizar tejido cicatricial bajo el microscopio.
  • Prueba de sangre.
  • El diagnóstico por imágenes, para verificar también el tamaño del hígado

¿Qué hacer en caso de diagnóstico de cirrosis hepática?

Como ya hemos mencionado la cirrosis hepática es una enfermedad irreversible, por lo que el objetivo de los médicos es detener el desarrollo de la cicatrización del órgano. Indicando al paciente las terapias farmacológicas apropiadas y el estilo de vida correcto.

Esto incluye:

  • Prohibición absoluta del alcohol.
  • Dieta variada con una ingesta controlada de sal y grasa.
  • Uso de diuréticos contra el edema y la ascitis.

En casos severos de esta enfermedad, el médico evaluará la posibilidad de una trasplante de hígado.

Leave a Reply

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar